Tomás Gómez pone de manifiesto que a Ignacio González, por querer hacer negocio con la sanidad pública, el asunto se le ha ido de las manos

Tomás Gómez pone de manifiesto que a Ignacio González, por querer hacer negocio con la sanidad pública, el asunto se le ha ido de las manos y anuncia que lo primero que hará desde el Gobierno será anular las privatizaciones.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid, Tomás Gómez, avisó hoy a las empresas privadas interesadas en hacer negocio con la Sanidad pública después de que la mayoría del PP aprobara los presupuestos para 2013, que lo primero que hará al llegar al Gobierno será revertir estas privatizaciones.

Dio su palabra, después de poner de manifiesto que este asunto a Ignacio González, el heredero de Esperanza Aguirre, se le ha ido de las manos, como demuestra que, ante la privatización de la sanidad pública, médicos de Madrid estén en huelga de hambre o que los directores de Centros de Salud hayan presentado su dimisión en bloque, “y habrá más”, avisó.

En su intervención, en el pleno, donde preguntó a Ignacio González su valoración sobre los comunicados emitidos por los Colegios Profesionales de Sanitarios respecto al plan de privatización que incluye sus presupuestos, Tomás Gómez recordó que es muy sencillo entender que la democracia es contar con la gente y, sin embargo, Ignacio González está gobernando de espaldas a la gente, al millón de madrileños que han firmado contra sus planes de privatización, de espaldas a los profesionales y los trabajadores, a las sociedades científicas, a las sociedades médicas…

“Usted está gobernando de espaldas a la gente y cuando en democracia uno gobierna de espaldas a la gente, termina encontrándose a la gente en frente”, manifestó Gómez.

Tomás Gómez subrayó que el PP ha aprobado, con sus presupuestos para 2013 que en la Comunidad de Madrid, nuestra sanidad pública ya no sea una relación entre sanitarios y pacientes, sino entre propietarios y clientes, entre propietarios y trabajadores. “Han aprobado que nuestra sanidad ya no sea un servicio en el que lo único que importa es la salud, sino un negocio para sus amigos en el que lo que importa es el dinero”, indicó.

Por eso, resaltó, el heredero de Aguirre tiene enfrente a los colegios profesionales de médicos, de enfermería, de pediatras, a organismos europeos, a todas las sociedades científicas, y añadió que no hay ni una asociación relacionada con la salud que se haya mostrado a favor de sus privatizaciones, salvo una, la única que cuenta para el PP, la de la fundación que agrupa a las empresas sanitarias privadas de España.

Tomás Gómez afeó al Gobierno del PP de Ignacio González que ayer reconociera que no tenga ningún argumento económico ni de ahorro para justificar las privatizaciones y que, por eso, recurra a ataques, mentiras, insultos e intentos de desprestigiar a todos los que se oponen a sus medidas.

“Sr. González, desde que usted anuncio su plan de privatizaciones los únicos que han perdido su prestigio han sido usted y su gobierno. Los únicos que han mentido han sido usted y su gobierno”, afirmó el dirigente socialista, que dejó muy claro al PP que todos los que creen y defienden la sanidad pública frente al PP y a los grandes grupos empresariales, están dispuestos a pagar el peaje de soportar mentiras y ataques.