Bankia somos todos: pedimos responsabilidades

El descubrimiento del enorme agujero financiero de Bankia, entidad que a golpe de campanilla y enorme despliegue y gasto publicitario fue presentada por el “cerebro” económico del PP, el Sr. Rodrigo Rato, como un “nuevo Banco” solvente y que alcanzaría un gran liderazgo en el universo financiero español y europeo, nos ha dejado perplejos y enormemente preocupados.

Desde luego el liderazgo lo ha alcanzado en cuanto a que es líder en contabilidad engañosa para ocultar al mercado, al Banco de España, y al propio PP de que estábamos ante la entidad financiera nacional más en quiebra y que más dinero público iba a necesitar para salvarla del desastre y sin más remedio, salvo males peores en esta economía capitalista que nos tiene apresados.

Bankia salió al mercado de valores sumando y ocultando la ruina de las entidades que forman su grupo: Caja Madrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja.

Esta cruda realidad pone en evidencia otra realidad  más disfrazada hacia la ciudadanía, más manipulada, más escondida tras el discurso de la “HERENCIA RECIBIDA”.  De nuevo estamos ante la escenificación de lo que es la  presunción, la prepotencia, la apariencia y el engaño de los grandes “cerebros” y “gestores” de la economía española que el PP ponía como ejemplo de su modelo, de su capacidad para gestionar los asuntos de España, puesta en evidencia por la gestión del PP en las entidades financieras de Madrid y Valencia.

El PP está demostrando que solo vale para destruir, pero no vale para crear en tiempos de crisis. Ahora se ve ahogado ante la situación. El Gobierno de Rajoy no transmite, hoy por hoy, ninguna confianza a los mercados, ni a la Unión Europea. Solo sabe decir aquello de la “Herencia recibida”, o la culpa la tienen otros. Solo sabe desprestigiar y recortar lo público, atacar a los colectivos que les hacen justas reivindicaciones.

Ahora todos los españoles tenemos que pagar las consecuencias de la mala gestión de estas entidades financieras. ¿Podemos dejar impune a nivel penal las responsabilidades que sin duda se desprenden de la gestión de las directivas técnica y política de estas entidades? La ciudadanía tiene la impresión de que estos directivos se van sin asumir esas responsabilidades, protegidos con extraordinarias liquidaciones y pensiones vitalicias, después de haber realizado gestiones financieras desastrosas, que han propiciado la ruina de miles de accionistas y ahorradores, de miles de personas con créditos de dudoso pago?. Han contribuido al descrédito del sistema financiero español, y por lo tanto los Mercados castigan a España con subidas de prima de riesgo y ponen en el disparadero la necesidad de un posible rescate a la banca española.

No es de recibo que, mientras a las administraciones y responsables políticos se nos exige y bien exigido el máximo de austeridad y de responsabilidad, los gestores de lo privado que luego tienen que ser salvados por lo público, se vayan libres a seguir con sus actuaciones en otra gran empresa o entidad financiera.

BANKIA SOMOS TODOS, PORQUE TODOS PONEMOS DINERO PARA CUBRIR SU DEBACLE, LUEGO TODOS EXIGIMOS RESPONSABILIDADES.

Manuel Robles Delgado
Secretario Gral. Agrupación Socialista de Fuenlabrada y Alcalde de Fuenlabrada