Acto «Ahora, Justicia Social» en Fuenlabrada

La Justicia Social ha sido el centro del encuentro que el socialismo madrileño ha mantenido este miércoles 6 de noviembre, en la Junta Municipal de Distrito de Loranca, Nuevo Versalles, Parque Miraflores de Fuenlabrada. En él han participado el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, la secretaria de Estado de Servicios Sociales, en funciones, Ana Lima, la candidata al Senado, Silvia Buabent y el alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala.

El secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, que ha puesto a Fuenlabrada como ejemplo de gobierno municipal en materia de políticas sociales, ha asegurado que en relación a los servicios sociales, las tres derechas representan la misma posición. PP, VOX y Cs “defienden lo mismo” y  “no hay mucha diferencia entre ellas”, ha apuntado.
En este sentido, ha remarcado que el PSOE es “el único partido que puede hacer frente al fascismo”. “Nosotros somos la izquierda sensible, apegada  a los problemas de la gente. No prometemos el cielo -ha precisado-; nos conformamos con arreglar los problemas de la gente”.
Además, ha subrayado que el Partido Socialista ha dado “pruebas suficientes” de que cumple sus promesas, tras lo cual ha apelado a la subida del 22 por ciento del salario mínimo interprofesional, la modificación prevista en la ley para subir las pensiones o el plan de vivienda para que “los jóvenes dejen de emanciparse cuando ya no son jóvenes”.

El alcalde y Vicesecretario general de la Agrupación Socialista local, Javier Ayala, ha afirmado que Fuenlabrada es “referente” en materia de políticas sociales. “Somos un  gran referente en la Comunidad de Madrid y en todo el país, con muchísimo esfuerzo”, ha remarcado. En cuanto a la lucha contra la violencia de género, Ayala se ha mostrado especialmente firme diciendo que «no vamos a consentir que venga la extrema derecha a decir que esto de la violencia de género es una broma», incidiendo en que «van a tener al Partido Socialista en frente».

El alcalde, ha precisado que el contrincante en las elecciones del 10-N es “la derecha extrema”, sobre todo, en materia social.